Relatos de la inmigración: la historia de Anacleto Urbisaglia - itMarDelPlata

itMarDelPlata

Historias Italianos Italianos en Mar Del Plata

Relatos de la inmigración: la historia de Anacleto Urbisaglia

Anacleto Urbisaglia - Familia.

Una publicación en las redes de Italiani.it que invitaba a “compartir tu historia” llamó la atención de Paula Gomez, y la animó a profundizar en la vida de su bisabuelo Anacleto Urbisaglia. Hoy les compartimos esa historia desde la mirada de Paula: una vida única y al mismo tiempo con matices compartidos con otras.

Un inmigrante italiano llega a la Argentina

“El 23 de diciembre de 1923, a los 32 años de edad, Anacleto Urbisaglia llegó a la Argentina luego de una larga travesía desde su tierra natal”, nos cuenta Paula. “Anacleto partió desde Génova en el Buque Plata. Atrás queda una historia de guerra, amor y vínculos familiares que, me atrevo a decir, lo debe haber marcado para toda su vida.”
Tres días antes había sido su cumpleaños, y lo había transcurrido en tránsito desde su país de origen hacia el lugar que, sin saberlo, se volvería patria por adopción. En esas primeras horas luego de su arribo poco debía preocuparle la inminencia de la Navidad, cuando recientemente se había separado de su familia y aún no sabía qué sería de su futuro inmediato en el nuevo destino.
Anacleto no era un jovencito; era un hombre maduro que había visto lo suficiente como para comprobar que “vivir cuesta vida”. En Italia tenía un oficio, había estado casado y había peleado en la Primera Guerra Mundial. En esa llegada a la Argentina albergaba una esperanza secreta, casi desconocida, de escribir una nueva página en su historia.

Anacleto Urbisaglia - Certificado De Inmigracion.
Certificado de la llegada a América de Anacleto Urbisaglia, que se produjo días antes de la Navidad de 1923. Autor: Paula Gomez.

La historia de Anacleto Urbisaglia

“Anacleto nació en Montecassiano, provincia de Macerata, el 20 de diciembre de 1891. Hijo de Tomas Urbisaglia y Amadea Lamponi, de profesión carpintero, sabía leer y escribir. Anacleto integraba una familia de 11 hermanos, de los cuales varios decidieron migrar a Argentina.
En Italia quedó parte de su familia, entre ellos su madre Amadea a quien nunca más volvió a ver luego de emigrar.
Allí también quedó el recuerdo de su primer matrimonio con Giuditta Medici. Contrajeron matrimonio un 29 de abril de 1920 en Montecassiano. Giudette estaba muy enferma y según me cuentan, ambos deciden casarse igual por el amor que se tenían, aun sabiendo que a ella no le quedaba mucho tiempo de vida. Pocas semanas después, Giuditta fallece.
A los pocos años, y asumo que producto de la ruina económica de Italia luego de la guerra, Anacleto decide migrar a la Argentina en búsqueda de un futuro más próspero. Llegó acompañado de dos de sus hermanos.”

Anacleto Urbisaglia, soldado de la Primera Guerra Mundial

“Otra de sus vivencias más fuertes fue la Primera Guerra Mundial, de la cual participó como mensajero de guerra. Él era el encargado de llevar y traer cartas a los distintos cuarteles. Anacleto quedó muy marcado por la guerra. Perteneció a la categoría segunda del Regimiento 79 de Infantería.”
A Anacleto le sobraba valentía. Fue un soldado valiente y sobreviviente del horror de la guerra. Fue valiente al aceptar un matrimonio por amor que desafió a la muerte. También fue un valiente inmigrante que dejó todo lo conocido atrás para establecerse en un nuevo lugar, animándose a recomenzar.

Anacleto Urbisaglia - Soldado.
Anacleto defendió a su patria durante la Primera Guerra Mundial. Como sobreviviente, cargó toda su vida con los recuerdos de esos duros años. Autor: Paula Gomez.

Una nueva vida en Argentina

“Una vez establecido en nuestro país, retomó su profesión de carpintero y se casó por segunda vez con mi bisabuela Dolores Serafini Schmitz, Lola, natural de Argentina. A Lola la conoce en la carnicería donde ella trabajaba y adonde él compraba. Tienen dos hijos: Haydeé Urbisaglia, mi abuela y Lorenzo Tomás Urbisaglia. Este último a los 12 años entró al seminario de los Vicentinos Misioneros en Escobar y luego vivió su vida como cura.
En Mar del Plata, Anacleto trabajó como carpintero de la empresa constructora Tiribelli y también en el Colegio Don Bosco.” Paula conoce de su bisabuelo por el relato de su abuela: “Ella me contaba sobre las manos de mi bisabuelo. Las recordaba ásperas por su trabajo de carpintero.”
Para seguir sumando facetas a su variopinta vida, Anacleto integró la Banda Municipal tocando el saxo. “Vivió hasta el final de su vida en Mar del Plata y falleció el 21 de junio de 1977 en su casa, tres años después del fallecimiento de su esposa Lola. Sin dudas la partida de su esposa lo marcó y se llevó parte de él.”

Su relación con Italia

“En cuanto a su relación su patria, Anacleto tuvo la oportunidad de volver a su pueblo recién a los 80 años. En aquel viaje se despidió de una hermana, a quien luego no volvió a ver. Hablaba muy poco de su patria; el hecho de haber dejado a un hermano y a su mamá a quienes nunca más volvió a ver seguramente le pesaban.
Anacleto adoptó a la Argentina como su patria. Cuando estuvo en Italia, en su discurso mencionaba a la Argentina como su patria natal. Creo que en parte adoptó esta postura para olvidar los hechos dolorosos del pasado que tanto lo marcó. Tenía un carácter muy fuerte, muy duro, pero a la vez cariñoso. Nunca lo vieron llorar, ni siquiera cuando visitó su pueblo y su casa natal.”

Anacleto Urbisaglia - En Mar Del Plata.
“Tenía un carácter muy fuerte, muy duro, pero a la vez cariñoso. Nunca lo vieron llorar, ni siquiera cuando visitó su pueblo y su casa natal” cuenta Paula. Autor: Paula Gomez.

Paula Gomez nos presentó “la historia de sus orígenes”

El relato que Paula compartió con nosotros le llevó varios días de conversaciones con su familia, rastreo de fotos y documentos. Ella siente una conexión especial con la historia de su bisabuelo Anacleto Urbisaglia, que es en definitiva parte de su propia identidad.
A propósito de este ejercicio de reconstrucción de sus raíces, Paula cuenta que “siempre fui muy curiosa de mis antepasados y sus historias de vida. Siempre le pregunté mucho a mi abuela, quien fue quien más me contó sobre la vida de nuestros familiares y también a mi mamá.
Nunca fui a Italia, pero me gustaría conocerla, en especial el pueblo de mi bisabuelo. Al contar su vida, reflexiono y siento un profundo respeto por todo lo que mi bisabuelo pasó y sintió. Me conmueve especialmente ver cómo supo seguir adelante a pesar de la adversidad.
Hoy vemos como miles de personas escapan de la guerra hacia otros países, al igual que miles de inmigrantes lo hicieron en el pasado. Vemos imágenes similares a lo que probablemente nuestros antepasados vivieron sin cámaras alrededor. Es el mismo dolor de dejar atrás una vida, un hogar, vivencias; de separarte de tus seres queridos sin saber si los vas a volver a ver. La misma incertidumbre de no saber qué depara el futuro. El mismo recomenzar desde cero en otra tierra.
Creo que es fundamental conocer y honrar la historia de nuestros antepasados, porque gracias a ellos estamos hoy acá. Sus felicidades, sufrimientos y experiencias de vida construyen lo que somos hoy.” ¡Gracias Pau por compartir tu historia con nosotros!

Autor foto de portada: Paula Gomez.

Relatos de la inmigración: la historia de Anacleto Urbisaglia ultima modifica: 2022-04-05T07:00:00-03:00 da Juliana Monacchi

Commenti

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Francisco Daniel Zazzu

¡Qué linda nota! Muy emotiva la historia de Anacleto y su llegada a Argentina en busca de un futuro mejor.

Julieta B. Mollo

Bell’articolo! 😊

Promuovi la tua azienda in Italia e nel Mondo
To Top
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x